Que no sea demasiado tarde.

Les comparto el escrito para la revista Coma suspensivos. Manuela atendió la llama telefónica. —¿Diga? —Hola, soy yo. José. Manuela guardó silencio acongojada. —No digas nada, sólo escúchame —pidió José—. Anoche soñé que moría y desperté pensando que podemos irnos de este mundo en cualquier momento sin decirle a las personas cuánto las queremos y lo importante que son para nosotros. No recuerdo cuándo fue la última vez que lo dije. Después pensé en nuestra historia y todo lo que significas para mí. Me doy cuenta que eres el amor de mi vida —esperó unos segundos y preguntó— ¿Me quieres aún? —José —dijo Manuela con la voz quebrada— me estás confundiendo con mi hermana —afirmó llorando— murió hace un mes. Hace unos días, revisando las entradas antiguas de mi blog, me encontré con este pequeño diálogo que escribí varios años atrás, y me pareció buena idea compartirlo de nuevo, puesto que ahora que se aproximan las fechas navideñas la gente tiende a hacer regalos o mostrar más afecto que en otra época del año, tal vez por la mercadotecnia, por compromiso, qué se yo. Sin embargo, considero que se debería hacer un hábito regalar más abrazos y más expresiones de amor, no sólo por una fecha comercial, un onomástico o aniversario, sino porque somos más felices cuando nos sumergimos en esa ola contagiosa de cariño sincero. Porque vale la pena expandir esa emoción, ese sentimiento, de nada sirve que se quede guardado, pues nunca se sabe cuánta falta le haga a la persona que lo recibe. Así que exprésate, dilo ¡Que no sea demasiado tarde!

Comentarios

Alfonso Aranda ha dicho que…
MUchas Felicidades!!!

para ti y todos tus seres amados.
suerte de la mejor.
Nurkia Rudametkin ha dicho que…
Alfonso, muchas gracias. Igualmente para ti y tus seres queridos, que Dios y los ángeles los envuelvan con su luz y los llenen de bendiciones. Mis mejores deseos para este 2015!!

Entradas populares de este blog

Poema.

La importancia de seguir tu instinto.

Filosofando.