lunes, 27 de septiembre de 2010

Presentación en Tecate, Baja California.

Quiero compartir con ustedes, el resumen que leyó Darinka Ramírez, en la presentación de mi novela "La huida"

Socavonzuelos que se esconden en cada anochecer de los ojos. Un ir y volver. Ser otro. Exisitir y dejar de ser.
Bajo una narración en prosa, con un lenguaje coloquial, diálogos cortos, algunas descripciones y elipsis, Nurkia Rudametkin nos invita a sumergirnos en un mundo de suspenso: Derek, un científico descubre que en el laboratorio que trabaja están desarrollando, en lugar de un medicamento, un virus que está afectando a mucha gente, el protagonista entra en conflico en si seguir en la empresa y obtener un significativo lucro o en huir con la fórmula y hablar con los inversionistas y plantearles la realidad. Sin mayores complicaciones estructurales y sin situar la obra en un espacio específico, Nurkia centra su labor en contar una historia donde se confrontan ideologías, intereses, ambiciones, amoríos y conflictos de identidad.
La lucha interna del personaje principal, Derek, lo llevan al descubrimiento de la otredad, lo que desemboca en una catarsis que da origen al conflico: por un lado está Derek quien pretende huir con la fórmula; por el otro, están los de P.L. Laboratorios quienes intentan detener al protagonista de su huida y acabar con él. Es así como el conflico da pie a que en la obra se articulen varias historias, mostrándonos diversas huidas como: El escapar por la verdad, la búsqueda de una identidad y el suicidio.
Hay un choque de las fuerzas contrarias constantemente:la ambición contra la verdad, el deseo frente al amor, la seguridad luchando contra el secreto.
La obra es focalizada de tal modo que la omniciencia del narrador, hace que éste conozca mas de la historia que los personajes de si mismos. Este tipo de narradores según Aurora Pimentel, crea una sensación de intriga con las acciones de los personajes; adquiriendo un estilo de la novela policiaca, al presentarnos claramente a los personajes y al mismo tiempo al mantener el misterio hasta el final de la historia, el cual en este caso tiene un final abierto. Nurkia sumerge su obra en una esfera de suspenso, mostrando dejos de autores reconocidos como Conan Doyle, Agatha Christie, entre otros.
La obra además de ser creada con un fin literario, pretende ser una herramienta que introduzca a los jóvenes a las letras. Daniel Cassany, hablaba de los "Libros anzuelo" que tienen la función de pescar nuevos lectores para sumergirlos a los libros, lo cual además de brindar mejores competencias linguisticas, mejora la competencia comunicativa y literaria. Es así que La huida de Nurkia Rudametkin, con una extensión adecuada y sin una compleja utilización de elementos retóricos; nos muestra situaciones y conflictos no lejanos a la realidad actual, donde la autora pone en tela de juicio ciertos valores y dudas humanas; que indudablemente hacen que la obra se incerte como una nueva opción ampliando la gama de posibilidades literarias a públicos nuevos, para hacer que los jóvenes dejen de naufragar y puedan ser pescados por las riquezas y variantes que hay en el océano de las letras.

viernes, 17 de septiembre de 2010

PERIODICO FRONTERA
11 de Marzo del 2010
Radiactiva.

Princesas en peligro de extinción
Jousín Palafox*
*El autor es graduado de la Licenciatura en Derecho de la UABC, escritor y conductor de radio en Tijuana.

Me gustan las mujeres que aun quieren ser princesas y se niegan a convertirse en sapos, porque mientras existan mujeres que todavía guarden modales de doncella, existiremos hombres que aun veremos importante el comportarnos como caballeros.
Amo a la mujer que no compite con los hombres, porque sabe que el hombre jamás será su rival sino un complemento de ella misma. Respeto a las mujeres que luchan por ser cada día más mujeres y en ningún sentido buscan parecerse a los hombres, pues muchas mujeres en su búsqueda de la llamada “liberación femenina”, han cometido el error de imitar al varón, pero en los aspectos más deprimentes de éste. Es quizá por esta equivocada conquista que se fajaron pantalones, se dieron el gusto o permiso de vivir aventuras sexuales de una noche, comenzaron a llevarse el cigarrillo a los labios, empezaron a maldecir en público, se desinhibieron en bares y ahora las vemos dando penoso espectáculo, devolviendo el estómago en los baños o embrutecidas y semidesnudas sobre las mesas.
Cometieron el error de querer ser como nosotros los hombres y ahora se dicen “weyes” de manera amistosa y permiten que sus amigos varones las llamen “wey” sin darse cuenta que en lugar de mostrarles confianza o camaradería con esa palabra, lo que verdaderamente hacen es rebajarles a nivel de bestias; pero muchas ríen, pues ni siquiera se dan cuenta. Las generaciones de madres abnegadas, reprimidas y violentadas, enseñaron a sus hijas que la mejor manera de acabar con el yugo masculino era convertirse en el enemigo y así crecieron confundiendo su identidad de mujeres, con la intención de seguir nuestros pasos, muchos de los cuales nos han convertido en seres torcidos y han llevado a nuestro mundo a la debacle moral de la que hoy somos víctimas.
Las niñas de la nueva generación decidieron que el sueño de ser princesas era muy aburrido y esclavizante, así que cambiaron la corona por un pasamontañas y son ahora también delincuentes de alto impacto, servidores públicos podridos, conductoras irresponsables, reinas de belleza involucradas con el narco y hasta líderes sindicales vendidas con algún partido, por cierto, saludos a la señora Gordillo. Me encantan las mujeres que no quieren convertirse en hombres y llegan a la universidad con la firme intención de terminar con honores su carrera. Las que en lugar de demostrarnos que son capaces de beber media botella de tequila, nos demuestran que pueden dirigir un laboratorio o centro de investigación. Las que no buscan un buen partido para casarse sino que buscan ser un buen partido para que un buen hombre las merezca.. Las que saben decir no, cuando “NO” es la única respuesta digna de una dama, aunque todo el mundo las tache de anticuadas. Las que se ríen de los chistes machistas y entienden que en lugar de ofenderse, deben sentir pena por el hombre que se atreve a contarlos y mucho más si piensa que esas bromas son un verdadero compendio de sabiduría popular.
Pero sobre todo me gustan las mujeres que perdonan y ven con ternura que nuestra egolatría e ignorancia nos hizo creer que el Todopoderoso es padre, que el creador del universo es varón, ya que considero insolente decir que el hombre es imagen y semejanza del Señor. Pues si Dios es supremo, perfecto e infinito amor, entonces el Dios en el que creo, ¡mujer tiene que ser! Porque ama como una madre; su ternura con nada es comparable; su belleza no tiene igual; su buen gusto es sin duda magistral; sus encantos naturales son el extremo ideal. Y para mí, todas estas cualidades sólo con la mujer se identifican. Por eso afirmo que: ¡El único Dios en el que puedo creer, con certeza mujer tiene que ser!

lunes, 6 de septiembre de 2010

Tu.

Tu, que llenas mis noches
y mis días de alegría
con desafío, aventura y sintonía
sincronía mutua, pasión desenfrenada
curiosa mezcla la tuya
de ternura desmedida.

Tu, que me utilizas a tu antojo,
me seduces y conduces
con un beso y de la mano
a un encuentro apasionado


Tu, que vas por la vida
arrancándome los miedos,
saciándome las ganas
y amándome sin freno,
desmenuzas mi alma, cuerpo y corazón
me vas enseñado el juego de la pasión.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Los cuatro acuerdos.

Hace mucho tiempo leí el libro de "Los cuatro acuerdos".
Creo que si todos aplicáramos esos cuatro acuerdos a nuestra vida, este mundo sería mucho mejor.
Se los comparto.
Les envío buena vibra.

1. Se impecable con tus palabras.
2. No te tomes nada personalmente.
3. No hagas supociones.
4. Has siempre tu máximo esfuerzo.

:)

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Pruebas.

—¿Qué pasa con aquellos amores a destiempo, abuela? —preguntó María recostada sobre el regazo de la anciana, mientras ésta le acariciaba el cabello castaño.
—Mi niña,¿qué sabes tú de los amores a destiempo?
—Más de lo que te imaginas abuela —respondió con un nudo en la graganta, conteniendo el llanto.
— Creo que los amores a destiempo son pruebas del destino.
—¿Pruebas? —cuestionó María frunciendo el ceño.
— Sí, estoy segura de que esas almas seguirán luchando por volverse a encontrar en otras vidas o en otros tiempos hasta lograr estar juntos, sin el impedimento de terceros. Esa es la prueba.
—¿Eso quiere decir que me tengo que resignar en esta vida?,¿que tengo que abandonar toda lucha? —preguntó irritada y se irguió para enfrentar la mirada de la anciana y buscar en sus ojos lo contrario a sus palabras.
— Eso quiere decir —la tomó de las manos— que si amas algo lo tienes que dejar libre mi niña, si regresa es tuyo, si no, nunca lo fue —respondió la anciana recordando su primer amor, aquel que le partió el corazón y le enseñó que la vida no es color de rosa, aquel amor que le enseñó a no aferrarse, a soltar, a dejar ir...
— No creo poder hacer eso abuela.
— Entonces no aprenderás la lección mi niña, el amor es así, es libertad, es perdonar a la vida, a la situación, a ti misma, a ese amor a destiempo y todo el dolor que te rodea —María abrazó a su abuela, esta vez sin poder detener sus lágrimas.
— No sé cómo lograrlo.
— El tiempo curará tus heridas, es la mejor medicina para todos los males, te lo aseguro, sólo deja libre tu amor y continúa, quizá la vida te de la sorpresa y ese amor a destiempo se ajuste a ti.
María suspiró y continuó aferrada a los brazos de su abuela.