jueves, 8 de septiembre de 2016

Es increíble lo rápido que el tiempo pasa. Hace cinco meses que no escribía por aquí. Durante este tiempo he vivido experiencias maravillosas,y hoy, hace exactamente un mes que venía de regreso de tierras lejanas. Me fui de viaje. Visité Dinamarca, Suecia, Finlandia, Estonia y Rusia. Fue una aventura extraordinaria, disfrutar de tan bellos paisajes, de monumentos extraordinarios, colores, olores y sabores, sin duda un regalo magnífico para el alma. Todos los lugares que conocí me dejaron un recuerdo grato. Copenhagen y su sirenita, sus bicicletas, las terrazas de Nyhavn, el Castillo de Rosenborg y las joyas de la corona. Esta ciudad me recordó mucho a Holanda. Estocolmo me enamoró con sus islas y sus paisajes, puentes, avenidas, Gamla Stan, su casco histórico, parques y museos, sobre todo el Ayuntamiento, donde se celebra el banquete y baile de gala posterior a los premios Nóbel, fue una gran experiencia estar en un lugar tan importante, !Imaginé estar ahí celebrando, subiendo las escaleras y agradeciendo por mi premio! Jajaja. Visité el museo Vasa, ahí se encuentra el barco rescatado de las profundidades del mar Báltico donde permaneció por más de trescientos años, un espectáculo increíble. Probar el reno fue toda una experiencia para mi paladar, tiene un sabor muy parecido al venado pero un poco más fuerte. Para mi gusto esta hermosísima ciudad; una mezcla de Alemania y un cuento de hadas. Helsinki y su mercado antiguo, la catedral Uspenski de influencia ortodoxa hace un hermoso contraste, la plaza del senado, sus parques, callecitas adoquinadas, su marca Marimekko y la iglesia construida sobre el interior de una inmensa piedra le dan a este lugar un carácter único. Tallin, un lugar que te transporta a la época medieval, rodeada por murallas, con su plaza encantadora e iglesias interesantes, las calles empedradas y su vista panorámica rodeada de bosques y castillos, es sin duda un hermoso paisaje. Comer en restaurante Olde Hansa fue toda una experiencia, probé salchichas de una mezcla de reno, oso y jabalí, un banquete como los reyes con mezcla de especies, bayas de enebro y verduras, diferente y exquisito. San Petesburgo fue mi ciudad favorita, la opulencia, el esplendor y la riqueza de sus palacios me permite imaginar y palpar cómo vivían los zares, es la ciudad más europea de toda Rusia, un espectáculo digno de apreciarse, con sus ríos, canales, fuentes, esculturas, el palacio de Catalina y su cámara de ámbar, los jardines de Peterhof, recorrer la calle Nevski Prospect, la catedral de San Pedro y San Pablo, observar las obras de arte que resguarda el Hermitage, y entrar a la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, deleitarme con el ballet clásico en el teatro Marinsky, sin duda una ciudad majestuosa a la que me gustaría regresar. La verdad es que todo en el viaje me encantó, todos los lugares que recorrimos son preciosos, de San Petesburgo a Moscú pasamos por Novgorod, Valday, Tver, Sergei Posad, Suzdal y Vladimir, todas la pequeñas ciudades que conforman el anillo de oro están llenas de encanto, de iglesias, de casitas lindas de madera con su estilo tan característico. En Moscú sentí una curiosa mezcla de sentimientos, pensé mucho más en la época socialista y el sufrimiento de las personas en ese tiempo, en las historias de espionaje y la KGB, fue como entrar en algunas de esas novelas que he leído y sentirme parte de la historia. Se distinguen los edificios de ese periodo, fue apasionante caminar la plaza roja que significa "bonita", pensar en todo lo que se llevó a cabo en ese lugar, observar la iglesia de San Basilio con sus cúpulas de cebolla que simbolizan la llama de una vela y la fe en Dios, pisar el Kremlin, conocer sus iglesias, ver la gran campana Zarina y el cañón Zar, inmensos, como todo lo que los rusos quisieron hacer, todo grande, todo enorme, todo majestuoso, La catedral de San Miguel Arcángel, muy significativa para mi y otra catedral que me fascinó fue El templo de Cristo Salvador. Conocer el metro "el palacio del pueblo" qué gran experiencia, !El metro más bonito del mundo! con sus estaciones hermosas, decorado con tanto detalle y esplendor, en mármol, granito, murales, mosaicos, esculturas, toda una obra de arte. Algo que me conectó muchísimo fue el show folclórico Kostroma, un maravilloso recorrido por la historia mezclada con el arte y el baile, me sumergí en la historia con cada paso, con cada ritmo, con cada vestuario, los artistas transmiten la pasión, la fusión de cuerpos en movimiento. Sin duda este viaje es digno de ser repetido y mis palabras no logran interpretar la experiencia y transmitir mi sentir. Sólo me queda dar gracias a Dios, a mis ángeles y a la vida por haber vivido tan bonita anécdota. Una más para el libro de mi vida.

lunes, 18 de abril de 2016

Feria del libro UABC Mexicali, B.C.

Hace unos días fui a la ciudad de Mexicali a participar en la Feria del libro de la Universidad Autónoma. Sentí que se cerró un círculo, pues en el año 2009 —mi primera participación en dicha feria— me quedó un mal sabor de boca ya que en aquella ocasión iba a tener la presentación de mi primera novela La huida y al llegar al salón no había un alma. Recuerdo haber buscado a la encargada o algún responsable para que me diera explicación de lo ocurrido, nadie pudo ofrecer una respuesta, mucho menos una disculpa por la falta de atención, mi desgaste y la vuelta de haber ido hasta allá. Regresé muy desilusionada, eran mis primeras experiencias difíciles en el mundo literario. Sin embargo, no he perdido la fe y poco a poco he ido avanzando. Aunque no fui precisamente a presentar mi nuevo libro La llave, tuve oportunidad de llevar mis tres publicaciones: La huida, Expediente 93, La llave, y, estar en contacto directo con el público que entraba y salía de la gran carpa blanca puesta en la explanada del plantel. Tuve oportunidad de platicar con algunos interesados en mi trabajo, de convivir con algunos lectores deseosos por descubrir mis letras o el mensaje de La llave. Conocí personas muy lindas que me hicieron sentir cobijada y borrar la primera impresión de siete años atrás. Fue una muy grata experiencia, no cabe duda que la satisfacción de hacer lo que te gusta, de confiar en tu talento y vibrar en lo positivo atrae una energía de luz para que se logren los objetivos y metas. Mientras tanto a seguir luchando para llegar a más corazones. Gracias, gracias, gracias.

jueves, 10 de marzo de 2016

Nuevo ciclo.

Estoy a escasas horas de cumplir 36 años. El crecimiento ha sido grande, provechoso, maravilloso. Precisamente esta mañana me encontré un caracol. La espiral es emblema de crecimiento. Y, ¿qué es esta vida sino eso mismo? Un constante trepidar en el tiempo y el espacio, un mágico vaivén de curvas y elevaciones, de rutas por construir que terminan donde empiezan y acaban donde inician: desde el centro de nuestro interior y se expande hacia todo lo que nos rodea. La espiral también está relacionada con la fuerza femenina de la serpiente del cambio, personificación de la diosa, de ese símbolo místico de la búsqueda del alma. Y no cabe duda que persigo sin cesar ese crecimiento, ese proceso evolutivo hacia un plano mayor, hacia un desarrollo en todos mis aspectos. Espero que los 36 me reciban contentos, felices y orgullosos pues los 35 anteriores me han enseñado tanto, me han ayudado a formar este rico bagaje de enseñanzas y el caracol que me encontré es una señal de que mi estudio sigue, pues somos un círculo inconcluso donde todos conectamos y seguiremos conectados, seguiremos fluyendo en este universo infinito con la finalidad de transformarnos para bien, para mejor.

sábado, 6 de febrero de 2016

A mi me gusta creer que me quieres.

A mi me gusta creer que me quieres, y te quiero creer que quererme te gusta. Que nunca más esta querencia tuya dejará de hacerme sentir querida. Aunque robemos un espacio ficticio al calendario, buscando un momento tangible y secreto para palpar el querer mutuo. Nurkia Rudametkin.

miércoles, 27 de enero de 2016

Comentarios de algunos lectores, muchas gracias por leer La llave!!

“Es un deleite tener el libro en mis manos; realmente es una llave para abrir la puerta de nuestro interior con las preguntas y afirmaciones que contiene y apoyarnos con las oraciones como guía para profundizar sobre nuestra naturaleza divina e introducirnos en el conocimiento de los Ángeles, seres de Luz que si les pedimos ayuda vendrán en nuestro auxilio en todo momento y serán parte de nuestra vida acompañándonos siempre. Nos ayuda a realizar un trabajo de introspección invitándonos a la reflexión y el cambio de conciencia para vibrar en el amor y encontrar el equilibrio en nuestras vidas con la visión de que no estamos solos y contamos con ayuda divina”. Gloria Edna López Medrano, Ensenada, B.C. “Cuando comencé a leer, me encaminé en un viaje hacia mi interior, redescubriendo todo lo oculto de mi ser, fue una grata sorpresa encontrar la luz que emana en su contenido, un encuentro entre lo terrenal y lo celestial. Es un maravilloso libro donde cada uno de nosotros tiene la decisión final de abrir el corazón, y este libro como lo menciona el título es La llave”. Federico López, Santiago del Estero, Argentina. “La llave es una guía, una herramienta personal para sanar nuestro corazón y alimentar nuestro espíritu. Está explicado en palabras claras y sencillas que inspiran e incitan a la investigación de diversos temas, La llave, abre las puertas de la conexión entre nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu”. Roxana Resendez, Tijuana. B.C. “Un gran libro de autoayuda, superación y autoanálisis, que te lleva a investigar a fondo el por qué de muchas situaciones, así como acercarse a los ángeles. Todos y cada uno de los capítulos los sentí y me acercó a mi verdadero Yo, el capítulo de los chakras excelente, las afirmaciones y vivencias fabuloso…”. Blanca Ramírez, Colombia.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Recuento de año.

Se nos termina este 2015. Para mí fue un año lleno de aprendizaje. Cada día que pasa, compruebo que la sabiduría Divina es maravillosa, pues todo llega en su momento, eso es algo que he tenido que aprender y sobre todo a vivir y sobrellevar de la mano de la paciencia. Aprendí que cuando sigo mi interior todo se acomoda, la energía fluye de manera natural y cumplo con mi misión de vida. Esta tarde quiero hacer recuento de lo más significativo. Doy gracias a Dios y a mis ángeles por: La salud y el amor que me rodea. Por permitirme ser el medio para transmitir sus mensajes a las personas que lo necesitaron y sobre todo por ponerme un espacio físico para hacerlo. Doy gracias por la publicación de mi libro "La llave" un llamado que ellos mismos me dieron, que ignoré por más de un año y que ahora al verlo impreso me llena de felicidad. Doy gracias por las personas que se fueron de mi vida porque sé que estuvieron por el tiempo que tuvieron que estar, y también por las personas que llegaron a mi vida, todos y cada uno de ustedes me ha enseñado que vale la pena seguir luchando por los sueños. Agradezco por poder hacer introspección y por ir encontrando mi centro interno, por descubrir ese fuego que transmuta y que todo ser humano lleva dentro. Doy gracias por un año más de celebración y vida. Tengo mucho mucho más que agradecer, no terminaría, pero eso es lo más importante. Espero que el 2016 llegue cargado de luz, bendiciones, amor y todo lo bello que tiene el universo, tú que estás leyendo estas líneas, te envío un fuerte abrazo. Que la energía positiva te inunde!