La felicidad equivocada.

Les comparto otro texto para la revista Coma Suspensivos. Cuando estaba haciendo investigación para mi novela Vida Arrabalera dos años atrás, me encontré con el nombre de Lupe Vélez entre las artistas de cine que llegaron a asistir en los años 30 al Hotel Playa en Ensenada, ahora Riviera del Pacífico. Hace unas semanas me encontré en la librería su biografía novelada Hollywood era el cielo, de la escritora Celia del Palacio. Son de esas historias que te dejan un hueco en el corazón, esos personajes de carne y hueso que llegaron a ser una especie de sueño, una ilusión efímera. Observo su fotografía y pienso: Con tanta juventud, belleza, las metas alcanzadas, con esa energía que la caracterizaba y le dio el apodo de la Dinamita mexicana con todo lo que logró, y aún así no era feliz. Lupe Vélez obtuvo todo lo que se propuso, era de carácter fuerte y decidido; mi perspectiva es que a pesar de ello fracasó: Triunfó a medias, de dientes para afuera, de carátula, de revista, de pantalla. En el fondo no podía estar en silencio, no podía acallar la mente y el corazón, porque sabía que estaba buscando la felicidad en el lugar equivocado. Algo curioso es que cuando creé el personaje de Estrella, en Vida Arrabalera, le ocurre algo muy similar, y quizá me impactó tanto la historia de Lupe (un año después de finalizar mi novela y leo su vida), porque sin saberlo hice a mi personaje con rasgos psicológicos parecidos: Falta de autoestima, por ende necesidad de reconocimiento, el creer que cuando llegara a la cima sería feliz, así como su derrumbe y la oscuridad que la envolvió y la llevó a tomar la decisión de acabar con su vida. No sé, hay personajes que me han marcado y de alguna manera las admiro muchísimo, como Edith Piaf, Antonieta Rivas Mercado, Frida Kahlo, ahora Lupe, por mencionar algunas. Eran mujeres fuertes, mujeres que dejaron su nombre en la historia, pero que en el fondo, muy en el fondo, basaban gran parte de su felicidad en el hombre de quien se habían enamorado. ¿Qué da la felicidad?, ¿dónde está?, ¿es momentánea?, ¿es una lucha diaria?, ¿está en el interior, en la paz de tu mente y de tu espíritu, en el perdón? Creo que para eso estamos en esta vida, para perseguir la felicidad. A ti, que estas leyendo esto, ¿Qué te da la felicidad? ¿Qué te llena? ¿Eres feliz?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema.

La importancia de seguir tu instinto.

Filosofando.