lunes, 7 de junio de 2010

Cuervos.



Esta mañana me despertó un ruido: tac-tac-tac, abrí los ojos, agudicé el oído y presté atención... tac tac tac, el sonido podía ser producido por cualquier cosa, esperé otros segundos para comprobar si los escuchaba de nuevo y nada, me acurruqué entre las cobijas, empezaba a conciliar mi delicioso sueño cuando escucho el tac tac tac otra vez, con la mano izquierda retiré las cobijas y me levanté sigiloza sin calzarme las pantuflas hacia donde creí provenía el ruido, (la puerta corrediza de la sala) abro la cortina y un pajarraco de plumaje negro y pico alargado salió despavorido ante mi presencia, extendió sus alas y emprendió el vuelo rumbo al poste mas cercano a mi puerta.
Observé que la malla protectora para moscos estaba rota, el cuervo había estado tratando de entrar a mi casa!!!!
Precisamente, hace unos días estaba viendo un programa a cerca del coeficiente intelectual de los animales que sobreviven en las ciudades y entre ellos se encontraba el cuervo.
En Japón, los cuervos roban nueces de los puestos y se van volando hacia el semáforo mas cercano para soltar su comida, pero no lo hacen en cualquier parte, tiene que ser en el cruce para peatones, de esta manera, el auto, rompe la cáscara de la nuez y pueden bajar a comer cuando la luz verde le permite a los transéuntes atravesar la avenida, así el cuervo no corre peligro de ser arrollado.
Es increíble la inteligencia de éste animal, pero la pregunta sigue en el aire... ¿por qué quiere entrar a mi casa?
Lo espantaré con la escopeta.

No hay comentarios: