miércoles, 27 de agosto de 2008

Uno de los tantos placeres.

Uno de los tantos placeres de la vida: el descanso.

Cuando encontré esta fotografía en google, definitivamente me vi sentada en esa silla contemplando el hermoso panorama, casi puedo decir que sentí el frescor en mi rostro y respiré aquel aire puro que mis pulmones demandan.
Es el lugar ideal para escribir, para poder dejarme llevar por la imaginación y empezar una nueva historia, quizá intente alguna de amor, no lo sé con certeza aún ya que lo mío definitivamene es el suspenso o quizá le agregue un personaje romántico a la historia que estoy escribiendo, "La otra cara del asesino"

Tengo ganas de escapar a ese lugar tan relajante, tomarme una deliciosa taza de cafe; rodearla con ambas manos para sentir el tibio calor que de ésta emana y sentir el líquido recorrer la garganta ...

La gran ventaja de la imaginación es que puedo transportarme de un lugar a otro, a pesar de no tener el tiempo o el dinero, puedo hacerlo a pesar de estar sentada en una silla que no es otra mas que la de la oficina.

1 comentario:

Angeles dijo...

Buenos viajes... Ahora entiendes la libertad que tiene uno. Es cosa de dejarse ir.

.-)