lunes, 25 de agosto de 2008

Esclava del Tiempo.


El tiempo y yo tenemos nuestras diferencias.
Existe una infinita carrera entre ambos, que va deslizándose entre prisas y descansos, entre el ajetreo diario y la rutina.
El tiempo se apodera de mi vida y poco a poco la deja sin segundos, segundos que puedo aprovechar para ver el mundo, en lugar de estar sentada tras este monitor.
¿Pero que puedo hacer si soy esclava del tiempo?
Si sus carcajadas dejan marcas en mi cara y mi cuerpo, dime ¿que puedo hacer al respecto?
Me tiene atrapada entre sus redes, apretada entre sus minutos, controlada bajo sus horas y presionada por los deberes.
Solo me queda sonreir.

3 comentarios:

Angeles dijo...

Por el momento, creo que le ganas al tiempo. Sencillamente el gana siempre, pero contigo se ha topado con algo complicado.

Al final, del tiempo es Todo, pero lo burlamos por unos instantes... O será que simplemente le tomamos prestado algo con espíritu y fuerza.

.-)

Angeles dijo...

Un gusto leerte, creo que te tardaste.

Peggy Bonilla dijo...

Bienvenida al mundo de los blogeros. Te felicito por tu actitud ante la vida. Mucha paciencia, muchisima en este camino de las letras.

Un abrazo
Peggy