Mujer mariposa.

En tu boca el corazón. Desmenuzando con palabras dulces una mezcla de almizcle y sal, de pasión trenzada con arrobo y sin mesura. Letras que conjuran, que atrapan, que perduran... En tus senos los ojos con que percibes el mundo, esas turgentes montañas, volcanes desbordantes de vida, de salvia infinita. En las manos tus oídos para sentir, para palpar recuerdos, sonidos, fotografías sonoras atrapadas en tus dedos. En el ombligo, una estrella de luz en tu vientre, conexión con lo divino, lazo materno, materia creadora. Tu sexo un pájaro en vuelo, libertad motora, sentimiento infinito, fuente maravillosa de placer, motivo, éxtasis, plenitud. El cuerpo carroza trepidante, embaucadora, conquistadora, poderosa, mujer, curandera, infinita, eres luz. De mariposa tus piernas, dos alas para recorrer el mundo, la vida, la felicidad...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema.

La importancia de seguir tu instinto.

Filosofando.