miércoles, 16 de enero de 2013

Les comprarto mi escrito para la Revista Reportaje.

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Para quienes compartimos el gusto por los libros, asistir a la segunda feria más importante a nivel internacional nos llena de regocijo; recorrer los pasillos de la FIL Guadalajara, con sus estantes repletos de diversas portadas, cientos de editoriales, variedad de géneros literarios, de mundos e historias ocultas entre las páginas dispuestas a ser descubiertas por algún lector ávido de aventuras, de conocimiento, de aprendizaje: Un sin fín de opciones a escoger para saciar a todo tipo de público. Se percibe un ambiente de camaradería, de unión por el mismo deleite. Dentro de ese marco, estuve presentando mi segunda novela, Expediente 93, lo cual me llena de una gran satisfacción; sin embargo, lo que también me llena de satisfacción es poder ser un instrumento más para exhortar a los jóvenes que comparten la misma inquietud y el amor por las letras, a que persigan sus sueños, ya que considero que es lo que nuestro país necesita, más apoyo y aliento en el ámbito literario. La escritura es una profesión ardua, en muy pocos casos remunerable. Se escribe por amor al arte, por placer, por devoción, por ese sentimiento que te recorre el cuerpo y que te exige exorcizar pensamientos, emociones, en ocasiones persiguiendo musas, interpretando enigmas ocultos en los recovecos de la piel o buscando respuestas entre el teclado (antes tintero). Quizá, tan sólo se escriba para cerciorarnos de que no se esfume una idea, un pensamiento, para perdurar en el tiempo. El ser humano necesita del arte para sensibilizarse y apreciar lo bello de la vida, para olvidarse un poco de la triste realidad en la que vivimos, para combatir la ignorancia y la carencia, no nada más monetaria, sino de espíritu. Estando en la sesión de preguntas y respuestas de mi ponencia, una chica me preguntó si no me daba vergüenza publicar mis escritos por el miedo a que no gusten o a la burla. He tenido varias presentaciones tanto de Expediente 93 como de La huida, y nunca nadie me había preguntado tal cosa. Imaginé que así como ella tenía esa inquietud (por razones obvias se estaba proyectando) seguramente habría varios jóvenes con el mismo temor, ya que podemos pensar o sentir que el tema literario es elitista, lo cual en algunos casos es cierto; no obstante, todos iniciamos por algo y la misma vida, el tiempo y el esfuerzo nos hacen madurar y crecer. Así que le aconsejé no darse por vencida: Todos hemos pasado por críticas u obstáculos, pero no debemos permitir que eso nos detenga; por el contrario, hay que perseguir nuestro objetivo. La chica al final de la conferencia, se acercó a mí para agradecer mis palabras, dejando la sala con una sonrisa y prometiendo enviarme sus letras para compartirlas conmigo. Cuando escribo, no pienso en quién leerá mis novelas. Simplemente me dejo llevar por los hilos de la imaginación creando personajes, ambientes, lugares que transporten al lector y lo hagan olvidarse de la rutina. Pero cuando encuentro a jóvenes como ella y los animo a que no renuncien sin antes intentarlo y volverlo a intentar, sé que no nada más escribo novela, sino que participo y contribuyo a fomentar la cultura, y eso, me enorgullece tanto como ver mis escritos publicados.

3 comentarios:

"Romu" u (Omar) dijo...

De eso se trata el amor a las letras, de ofrecer puentes a quienes vienen detrás para que la literatura subsista!!
Muchos figuran quedar en el recuerdo despues de muertos, odio que los reconocimientos lleguen cuando se llega a edades provectas, yo busco construir mi exito en vida y disfrutar del mejor premio nobel de literatura que existe:
Alguien (un joven, un adulto, un anciono) que te felicite por lo que has hecho!!!
Saludos y abrazos Niurkia, es admirable tu cariño a esta profesion!!

Nurkia Rudametkin dijo...

Hola Romu,
Muchas gracias por tus palabras y por ser un cómplice al compartir esa satisfacción de crear y expresar por medio del lenguaje, opino lo mismo que tú, sobre todo en eso de ser un puente para que la literatura subsista, parte de mi misión es transmitir, alentar, motivar, construir y dejar mi mejor esfuerzo en esto, en el amor a los libros y escritos. Recibe un afectuoso saludo y sigamos entrelazando corazones, mente y sentimientos!

Anónimo dijo...

HERMOSOS ESCRITOS SIGUE ADELANTE LAS ENVIDIAS SIEMPRE HABRA ADELANTE NURººANGEL