Nuevo año.

El día de mañana cumplo un año más de vida. Hoy hago recuento de los doce meses anteriores y doy gracias a Dios por la enseñanza. Aprendí a ser un poco mas paciente y corroboré de nuevo que los milagros ocurren cuando menos lo esperas. También que soy tan presa de la melancolía como de la euforia y buscar la balanza entre ambos sentimientos requiere de esfuerzo porque ser positivo es desgastante sin embargo, vale la pena. Puedo decir que este año que está por concluir logré la meta que me había propuesto seis años atrás: tener dos novelas publicadas. Sé que la vida me tiene muchas sorpresas por descubrir y eso es lo que la vuelve interesante. Confío en alcanzar las metas siguientes.
Este año no viajé, sin embargo, regresé a trabajar, me mudé de departamento, publiqué, hice tres presentaciones de Expediente 93, grabé dos entrevista de radio, vendí algunos libros... la retroalimentación del gusto del público hace que esta loca idea de seguir escribiendo y contando historias tenga sentido; porque hay momentos en los que quiero desistir cuando no encuentro luz en el camino, no obstante, las felicitaciones son esa guía que me alienta a continuar.
Estoy emocionada de iniciar un nuevo año. Gracias Dios por permitirme continuar en esta vida contigo de la mano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema.

La importancia de seguir tu instinto.

Filosofando.