lunes, 24 de noviembre de 2008

Primera Presentación.



































Hola apreciables lectores:
Quiero compartir con ustedes las palabras que mi querido amigo Oscar pronunció el día de presentación.

Buenas noches.

Una novela, no sé si me entiendan, es una obra colosal de ingeniería mental, la síntesis de la vida en un espacio separado hoja a hoja, que termina un día dejándonos con el alma vacía pero con el gran gusto de finalizar el acto creativo; una primera novela, ayer me lo hizo pensar ese alguien de mi conciencia, es un primer paso, es valentía, es fuerza, es... Es el deseo imposible porque los “otros” la miren, la prueben, se asomen en ella y la vivan; es la posibilidad alternativa que planteamos a la existencia. Milan Kundera, no puedo dejar de comentarlo, expresa en uno de sus ensayos que “la vida humana como tal es una derrota. Lo único que nos queda ante esta irremediable derrota que llamamos vida, es intentar comprenderla. Esta es la razón del arte de la novela (...)”.

Bonita cosa esa de escribir, y eso es a lo que nos dedicamos...

Y no sé si la segunda novela sea un segundo paso, quizá es un tropiezo o un vuelo, pero la primera sí que lo es, y por naturaleza es la antecesora de lo que siga.

Hoy estamos aquí por una primera parte en la obra de una escritora, y en lo personal, me pregunto a dónde llegará la autora, a dónde llegará el artista que también por naturaleza no conoce de límites espaciales. Cuando pienso en la creación literaria, también pienso siempre en la libertad, pienso en todas las paredes hechas polvo, en los prejuicios fulminados, en la valentía de desnudar las palabras y el pensamiento (de desnudarnos nosotros mismos frente esta multitud que nos come o nos cobija), en el descaro de la historia que no siempre vivimos, pero que igual describimos como si hubiéramos matado a alguien, como si en verdad nuestras manos hubieran utilizado un revolver, o hubiéramos dejado a una hija en el abandono... Inventamos, insisto, pero muchas veces con un afán de experimentarlo; entonces nuestra existencia se expande por todos los rincones, por todos los susurros y las historias, por todos los caminos posibles.

¿Cuál es el límite del creador?, él o ella misma lo definen.

Reunidos aquí, todo parece tan sencillo, aquí está la espuma de muchas noches de trabajo, de días de pensamientos circulares, en los que se resolvían los conflictos existenciales de Amanda, de Derek o de Julia (personajes básicos que tendrán que identificar en el texto), aquí está lo más ligero del trabajo de años, de la formación de las ideas que fueron primigenias de las novelas que Nurkia escribirá por el resto de su vida. Queremos mirar tu segunda novela y la tercera, que nos lleves por tus caminos de realidades y de sueños.

De la crítica, he de decir que tengo mi propia voz que se alza ante mis letras fallidas, mi “conciencia” suelo llamarle (lo hice en líneas anteriores), y creo que es el elemento necesario para el equilibrio de cualquiera que se diga “escritor”. Tengo la fortuna de que esa voz tiene un rostro y una humanidad que amo, pero lo cierto es que esa conciencia crítica es el balance que esperamos ante esa multitud de lectores que nos quieren y nos apapachan con buenos comentarios que nos alejan del suelo de la realidad literaria (con toda su disciplina y sus enredos).

Yo deseo que tú encuentres también esa voz que te haga trabajar siempre con un mejor sentido.
Gracias a todos los que me acompañaron en este momento tan importante en mi vida y a los que estuvieron lejos pero con el corazón.
Besos.
P.D. Los veo en la presentación del 17 de enero de 2009 en CEARTE.

3 comentarios:

Flor de Loto dijo...

Wow!!!! mil felicidades, además te ves muy guapa!!! ojalá sea la primera de muchísimas presentaciones!!! un abrazo!

Nurkia dijo...

Muchas gracias!!
Espero que cuando haga la presentacion en DF puedas acompañarme.
Abrazos.

Anónimo dijo...

Amiga:

No hay mas cosas que decir que las que no te haya dicho, felicidades, sigue avanzando como hasta ahora y t e deseo toda la suerte del mundo!!!

gaby