miércoles, 3 de septiembre de 2008

Con pesadumbre.


Me toma 30 minutos llegar al trabajo aproximadamente, entro a las 8:00 am y hoy salí 10 minutos antes de lo acostumbrado (7:20a.m.) , asi es que iba con tiempo de sobra, no tenía de que preocuparme, (mi ruta es tomar el free way 805 sur y después el 905 este).
Llevaba solo 5 minutos de haber entrado al 805 cuando empezó el embotellamiento de tránsito, a mi mano izquierda un camión negro con blanco que transportaba reos hacia la cárcel ( ésta se encuentra mas allá del 905 este), me transmitió una sensación extraña, no había visto nada parecido, seis cabezas se podían apreciar a través de los vidios polarizados y sentí pena por ellos, no hay nada mas preciado que la libertad ya sea física y mental, pero ellos serán libres a pesar de las rejas? yo creo que eran presos desde mucho antes de ser aprehendidos.
Después de veinte minutos en los cuales ibamos a paso de tortuga, mi desesperación estaba tornándome "poquito" histérica, pero la sorpresa que me esperaba unos metros adelante hizo que cualquier sentimiento de estrés se evaporizara, poco antes de llegar al free way 905 justo entre la calle main y la calle palm, alcancé a ver varios conos anaranjados que circundaban un vehículo (porsche) el cual se encontraba totalmente calcinado, solo quedaban algunos restos y una lona amarilla cubría el cuerpo de algún hombre o mujer que había salido de su casa tiempo antes sin siquiera sospechar que sus minutos estaban contados. Por otro lado el conductor del trailer creo yo el causante del accidente, lo vi de lejos llenado unos documentos, quedé desolada, la pena me invadió, sentí el estómago revuelto, no se cómo plasmar con palabras mi sensación, el pobre chofer, cómo se sentirá? qué tal si el del porsche tuvo la culpa? solo Dios sabe cual fue la verdad, pero de corazón le pido a Dios que le de consuelo a los familiares de ambas partes y al chofer también porque la culpa puede ser peor que la cárcel.
Me quedo sin palabras.

2 comentarios:

Angeles dijo...

Y de esas historias todo el tiempo. Ahora mismo ¿cuántos muertos, cuántos desahuciados, cuantos perdidos?

Me quedé pensando en la culpa... ¿Cuánto pesa la culpa?, creo que eso depende de cada quien. Seguramente habrá a quienes no les pese nada la acción de destrozar, de destruir.

Somos capaces de olvidar. Olvidamos todo el tiempo, pero ¿qué es lo que escogemos jamás pensar?

Peggy Bonilla dijo...

Son cosas para cuidar más de nosotros mismos y a quienes queremos.
Lamentable.